"Todo lo posible" por Aida Vicente Rubio

Publicado Por: Ler Librerías

Siempre se dice que no hay que juzgar un libro por su cubierta y, en este caso, tengo que decir que me dejé llevar por la preciosa ilustración de la portada (después me enteré de que fue la hermana de Carmen quien la dibujó, lo que suma puntos) y acerté totalmente porque es tan bonita como bueno el libro. Además, como curiosidad, tengo que decir que todos los objetos que aparecen en la portada aparecen también en algún momento de la novela, por lo que en ciertos momentos conforme leía miraba atenta la portada para ver si aparecía el objeto del que se hablaba.

La protagonista de esta novela es Blanca Cruz, una escritora de novelas de vampiros nórdicos (como una especie de Crepúsculo pero a la española) o, mejor dicho, de una saga de vampiros, que ya va por su cuarto libro. En el momento en el que empieza la historia, Blanca se encuentra visitando a su hermana y buscando la inspiración que necesita para seguir con sus novelas, ya que se encuentra en una especie de "bloqueo de escritor", puesto que, a pesar de haber escrito los libros anteriores sin ningún problema, esta vez no consigue inspirarse lo suficiente ni encontrar el aliciente que necesita para continuar con su cuarto libro. Además, a esto se une que cree que su novio la está engañando con otra mujer debido a diversas pistas que cree haber encontrado. En general, Blanca no está pasando por su mejor momento, ni profesional ni sentimental, lo cual hace que se replantee muchas cosas en su vida y no consiga concentrarse en lo realmente importante, que es seguir escribiendo sus libros.

Blanca no es una escritora cualquiera, sino que es muy peculiar: lleva muy mal la fama y eso de que la reconozcan por la calle, más bien lo aborrece. Además, ni siquiera está convencida de que le gusten los libros o los personajes que ella misma ha creado y desarrollado (y no hablemos de las críticas que hay hacia este tipo de historias, algo que tampoco lleva muy bien), llegando hasta el punto de no sabe qué hacer con ellos. Este detalle me ha llamado mucho la atención, puesto que se supone que quien escribe este tipo de historias (y en general cualquiera) lo hace para ganarse una reputación y se expone a todo esto que ella tanto odia.

Paralelamente a esta historia, se desarrolla el misterio de Patricia King. Blanca descubre por casualidad a esta escritora de libros de misterio de los años 30 y también descubre que desapareció en un crucero sin dejar rastro. Cuando consigue hacerse con unas cartas que ésta escribió a su hermana, va descubriendo una serie de cosas, aunque no puede evitar seguir haciéndose muchas preguntas: ¿quién fue realmente Patricia King?, ¿cómo desapareció?, ¿por qué no escribió más libros? y un largo etcétera. Quizás esta es la motivación que Blanca necesitaba para dejar un poco de lado su vida, abrir su mente y centrarse en otras cosas... O quizás esta es la inspiración que le faltaba para continuar con su vida... A lo largo de la novela, Blanca hará lo posible por encontrar respuesta a todas estas preguntas. Además contará con la ayuda de otra persona que ella jamás hubiera imaginado, la cual se enfrascará incluso más que Blanca en encontrar las respuestas que necesitan para conocer toda la historia de Patricia King. De esta parte de la historia saldrá algo muy bonito (y no me refiero a lo sentimental precisamente).

Algo que tengo que destacar de esta novela que me ha gustado mucho son las numerosas alusiones que hace la autora a la vida o al mundo del escritor: el miedo de enfrentarse a una página en blanco, reuniones con editores, anécdotas de escritores, el amor por las palabras y la literatura, etc. Todo en una clave de humor un tanto peculiar. Es cierto que Blanca puede parecer un tanto neurótica, pero su ironía y su humor tan particular hacen que esta novela se llegue a disfrutar mucho y se lea rápidamente, en general pienso que ha sido divertida y muy entretenida. Además, se nota la calidad en la escritura de Carmen Pacheco, la facilidad que tiene de enganchar al lector y el uso de recursos retóricos y palabras que, por ejemplo, no encontraríamos en una novela traducida de otro idioma. Además, me han encantado todas las reflexiones que hace al mundo de la escritura y la literatura y la gran cantidad de citas preciosas que nos deja este libro. Que ni decir tiene la manera en que atrapa con sus palabras al lector.

¿Algo negativo? También lo hay. He echado en falta que la historia de Patricia King se desarrollara antes (ha sido solo un tercio del libro), ya que me hubiese enganchado todavía más. También ha habido otras partes del libro que creo que estaban más de relleno (como lo de Jana y su amistad con Blanca), aunque supongo que están bien para dar más detalles sobre la vida de los personajes.

Por último, os dejo esta cita, que es mi favorita de todo el libro:

“Tal vez es porque mi religión siempre han sido los libros. Desde niña los devoro, a veces con auténtica desesperación, no por entretenerme, no por evadirme, sino por encontrar, entre todas esas historias, la mía. ¿No es por eso que leemos todos? (...) Todos necesitamos una historia de referencia para poder seguir contando la nuestra.”

Relatado por Etiquetas

    Comentarios

    Deje su comentario