"Nosotros después de las doce" por Angusti Navas Estrella

Publicado Por: Ler Librerías

Llevaba mucho tiempo sin leer un libro que me enganchara desde la primera página hasta la última, que al sumergirme en sus páginas solo deseara seguir leyendo sin parar ni un minuto. Ha sido una historia emocionalmente como una montaña rusa, en la que he reído, llorado y suspirado.

Nosotros después de las doce nos sumerge en Valira, un pueblo de montaña que recibe cientos de forasteros todos los años y muchos de sus habitantes viven del trabajo temporal que tal número de visitantes genera. Nuestra protagonista es Aurora, cuya familia tiene una pastelería y su abuelo lleva el carrusel del pueblo. Aurora lleva una vida tranquila trabajando en la pastelería y ayudando a su abuelo durante los meses de verano, pero todo cambia cuando los hermanos mellizos Lluch, Erin y Teo, regresan al pueblo tras dos años en la gran ciudad. Ahora, Aurora tiene que acostumbrarse de nuevo a la presencia de su antigua mejor amiga y al chico que cada vez que lo ve le quita el aliento, pero hay recuerdos olvidados y un corazón dormido que amenaza con despertar y volver a poner su mundo patas arriba.

Este es el primer contacto que tengo con los libros de Laia Soler y me ha conquistado por completo. Valira es un pueblo que desprende magia en cada rincón, con sus bosques y las leyendas sobre los feéricos, con un carrusel mágico capaz de borrar aquellos recuerdos que nos causan dolor (aunque a veces con efectos secundarios) y por la noche, disfrutar las estrellas que iluminan el cielo con mucha más fuerza e intensidad que en la ciudad. Las descripciones de la autora te introducen y te sumergen en la historia hasta el punto de imaginarte allí con ellos, cerrar los ojos y sentir a Ona, a  Pau y a los demás.

Como protagonista, Aurora es la que lleva las riendas de la historia y nos va contando que es de su presente, sus aficiones, sus anhelos, sus metas, pero también nos va acercando al pasado y al motivo por el que su presente es como es, hasta que al final todos los misterios son resueltos. Es un personaje que va madurando conforme vas avanzando a través de las páginas, pasando de ser una chica que tiene que olvidar aquello que le produce dolor a una persona que decide afrontarlos y dejar de huir porque, si los problemas se enfrentan y puede que siga sin salir como queremos, pero debemos seguir afrontándolos para después estar orgullosos de unos mismos. Es posible que si decidís leer esta novela tachéis a Aurora como una persona horrible y egoísta, pero sed sinceros, si pudierais olvidar aquello que os duele, ¿no lo harías? Dicen que el tiempo lo cura todo, pero a veces el dolor es tan intenso que lo único que queremos es que desaparezca cuanto antes. Existen millones de personas que superan sus problemas día a día, semana tras semanas, y sin embargo todavía existen muchas personas que se rinden y deciden acabar con su vida.

Otro detalle que me ha encantado y que ahora se escucha mucho es sobre la generación perdida. A los jóvenes de hoy en día nos llaman eso, algunos por no estudiar, otros por estudiar pero sin tener claro que queremos hacer después. Quizás seamos la generación perdida, pero vosotros fuisteis/seréis esa misma generación. ¿Cómo puedo saber con 16 años que quiero ser pastelera si nunca he tenido la oportunidad de hacer un pastel? ¿Cómo puedo ser enfermera/médico si mi nota no me llega para estudiar? ¿Cómo le dices a tus padres que tu pasión es la escritura/música/arte etc, si es muy difícil ganarse la vida con ello? No sé si en el resto del mundo será así pero en España (y yo concretamente) tenemos mucho miedo a fracasar, a darnos cuenta de que realmente aquello que pensábamos que nos gustaba en realidad no nos entusiasma tanto, cambiar de opinión y sentir que has fracasado hasta que al final decides  a ir a por lo seguro. Sin embargo, existe un grupo pequeño/mediano/grande que se resiste a todo esto y decide intentarlo, seguir aquello que su corazón dice que es pasión y seguro que habrá momentos duros, que exista demasiada competencia y quieras echarte atrás, pero, ¿no existe un dicho que dice que solo aquello que cuesta vale la pena? Es algo que se refleja en el libro y me ha parecido precioso el detalle.

Quizás lo que más le falte a la novela es la poca profundización que tienen los personajes secundarios, aunque sin tener unos grandes papeles están ahí para cuando la historia los necesita y en ningún momento defraudan.

Por lo tanto, Nosotros después de las doce es un libro imprescindible en las estanterías de quienes disfruten de una buena historia contemporánea rodeada de magia, donde el equilibro entre la trama de los protagonistas y la descripción del paisaje sea perfecto, donde leyendas y realidad pueden convivir en armonía y donde el amor puede entrar por la puerta y volver nuestro mundo del revés.

Nota:

La fotografía que ilustra la publicación está realizada por @Bemele32, podéis seguir su blog en http://bemele32.blogspot.com.es

Relatado por Etiquetas

    Comentarios

    Deje su comentario